Compartir

La Cámara Federal de Resistencia confirmó una medida cautelar que ordenó a la prepaga cubrir un tratamiento de crioconservación de los óvulos de una afiliada que debía someterse a una intervención quirúrgica que podía comprometer su capacidad de gestación en el futuro.  

Miércoles, 22 de mayo de 2024

“Sujetar a la actora que aguarde al dictado de la sentencia de la acción principal, podría frustrar la sustancia del derecho implicado, no pudiendo encontrar sustento en la impronta humana y realista que exige la Constitución Nacional”, sostiene el fallo, al que tuvo acceso LITIGIO, que lleva las firmas de las juezas Rocío Alcalá y Patricia García, y que fue dictado el 16 de mayo pasado.

Así, la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia desestimó la apelación de OSDE contra una medida cautelar dictada por el Juzgado Federal Nº 2 de Resistencia que le ordenó brindar “cobertura completa del tratamiento y procedimiento de criopreservación de óvulos indicado a la Sra. A.Y.M., por la médica tratante, dentro de los tres días de notificada la misma, sin obstáculo formal de índole administrativo y sin cargo alguno, con cobertura del 100%”.

El caso

La afiliada reclamó a la prepaga la cobertura del procedimiento de criopreservación de óvulos porque debía someterse a una intervención quirúrgica que podría frustrar su posibilidad de procrear en el futuro. En ese contexto, el Juzgado Federal Nº 2 de Resistencia consideró que se daban los requisitos de “verosimilitud del derecho” y “peligro en la demora” e hizo lugar a la medida cautelar.

La apelación

La medida fue apelada por la prepaga considerando que no se encuentra contemplado normativamente el supuesto de diferir la maternidad a voluntad de la interesada con cobertura obligatoria por parte de los agentes de salud, sino que se encuentra limitado para determinados casos. A su vez, argumentó que la decisión judicial se basó en un informe médico que sugirió la criopreservación pero que no la indicó “de manera asertiva ya que el diagnóstico dado es disminución de la reserva ovárica, que se encuentra íntimamente relacionada con la edad de la paciente”.

Los fundamentos de la Cámara

Al rechazar la apelación, las camaristas consideraron que “en los casos en que se cuestionan decisiones relacionadas con la salud de las personas, resulta suficiente para tener por acreditado, la incertidumbre y la preocupación que ellas generan, de modo que la medida sea necesaria para disipar un temor de daño inminente, acreditado prima facie o presunto”.

En ese sentido, las magistradas consideraron que en el caso se encuentran acreditadas las condiciones personales de la mujer “las que resultan susceptibles de comprometer la futura capacidad procreativa de la requirente”, por lo que concluyeron que “el requisito del fumus bonis juris se debe tener por acreditado, así como el peligro en la demora”.

 

 

 


Compartir