Compartir

El Ejecutivo presentó el documento que faltaba reclamado por una jueza laboral. Ahora está en condiciones de expedirse sobre la cuestión de fondo. El Gobierno insiste en ir la Corte.

Martes, 16 de enero de 2024

Finalmente, el Poder Ejecutivo presentó el documento faltante que reclamaba la jueza laboral Silvia Beatriz Garzini para avanzar en la cuestión de fondo sobre el amparo presentado por la CGT conta el DNU de Javier Milei.

Con la firma del juez de Cámara, Alejandro Sudera, se acepta la presentación “efectuada por el Estado Nacional” y lo incorpora a la causa. Además, informa a las partes que la presentación está a disposición para su visualización en el Sistema de Gestión LEX100″

La Cámara Nacional del Trabajo inicialmente rechazó la apelación, al argumentar que la abogada que la presentó, Carolina Soledad Maidana, no pudo acreditar la personería jurídica de la Procuración del Tesoro, encabezada por Rodolfo Barra. Sin embargo, posteriormente se corrigió este inconveniente.

En la víspera, la Justicia Nacional del Trabajo cursó vía la jueza de primera instancia Silvia Beatriz Garzini el pedido para que, en 72 horas, y dentro de la feria judicial, el Poder Ejecutivo responda el informe de rigor en el marco del amparo presentado por la CGT. Esto significa que, al término de esta semana, el fuero laboral quede en condiciones (también) de expedirse acerca de la validez del DNU, no ya como una medida interina, sino con el peso de una sentencia acerca de lo que se cuestiona en la demanda.

La jueza nacional del Trabajo Silvia Garzini responde a una acción de amparo presentada por la CGT que pretende que se declare la invalidez del capítulo laboral del DNU de desregulación económica del presidente Javier Milei.

Dispuso en este sentido “habilitar la feria judicial” y “requerir al Poder Ejecutivo Nacional que en el plazo de 72 horas evacue el informe circunstanciado al que alude el artículo 8 de la ley 16.986”, en una resolución de tres páginas.

La CGT pretende que se declare la invalidez constitucional del DNU 70/2023 porque, a su criterio, viola el principio de división de poderes y establece una reforma laboral con modificaciones “peyorativas y permanentes” en los derechos de los trabajadores y sus organizaciones sindicales, nacidos de normas legales y garantizados por los tratados internacionales y la propia Constitución Nacional.

DNU de Javier Milei: los pasos 

Después de cumplido el plazo fijado por la jueza, y tras analizar la admisibilidad del planteo, la magistrada estará en condiciones de dictar un fallo vinculado al reclamo de la CGT que, hasta aquí, ya consiguió el dictado de una medida cautelar que suspendió provisoriamente los efectos del capítulo laboral del DNU.

El pedido de habilitación de feria había sido formulado a través de un escrito presentado por Héctor Daer, en su carácter del secretario General de la CGT, con el patrocinio del abogado Pablo Topet.

“Se viene a peticionar se habilite la feria judicial para el proseguir con el trámite de la acción de amparo en virtud de la importancia institucional de la causa, en razón de la representación colectiva de todos los trabajadores y trabajadoras de la República Argentina, que posee la Confederación General del Trabajo conforme la Personería Gremial Nº 48 del 17/7/1948 y, por consiguiente, de los efectos generales de la sentencia definitiva que se dicte en el expediente”, se había indicado en la presentación.

El capítulo que objeta la principal representación sindical de los asalariados de la Argentina contempla, entre otras cosas, la ampliación del período de prueba hasta los ocho meses, la incorporación de los bloqueos o tomas de establecimientos como causa de despido y cambios en el sistema de indemnizaciones.

Extraordinario

El Gobierno corre de atrás. La Procuración del Tesoro que conduce Rodolfo Barra presentó el viernes su intento de recurso extraordinario para que la Cámara del Trabajo eleve la decisión de las cautelares a la Corte Suprema. Pero no acompañó la documental de rigor y quedó sin efecto el traslado.

Subsanado ese error formal, ahora solo depende de la Cámara y la buena voluntad. Pero la estrategia oficial no se luce. Como ya informó este diario, esa vía puede o no tener éxito. Eso si la Cámara considera que su cautelar es susceptible de revisión.

Por más que la Corte sea la instancia final, Barra podría tener que ir en queja al máximo Tribunal. La Sala de Feria que tendrá que decidir, a partir de ahora, tendrá un cambio de composición: permanece Alejandro Sudera (que lideró el voto sobre la cautelar y defendió la competencia del fuero) pero sus colegas pasarán a ser Víctor Pesino y Carlos Pose, con lo cual el primer interrogante a despejar es si el sentido de sus votos puede modificar lo que ocurrió en la primera quincena de feria o convalidarlo.

Por lo pronto, la Cámara Civil rechazó declararse competente en el tramo que desregula alquileres y justificó que se trataba de normas de orden público las que estaban en cuestión y de “naturaleza federal” de “carácter interjurisdiccional” por lo que la devolvió al Contencioso, cuya Cámara deberá definir a quién le corresponde.

Hay un dato que parecen tener presente en el fuero laboral. En el precedente que sentó la Cámara Federal de La Plata en su fallo contra el tarifazo en el gobierno de Mauricio Macri. Allí quedó planteada que la cuestión de la incompetencia de un tribunal tenía como límite que no hubiese una sentencia porque –de insistir con quitarle un expediente- afectaría el principio de cosa juzgada. Si el fuero Laboral dictase una sentencia sobre el fondo de la cuestión, en esa lógica, blindaría su competencia más allá de que lo termine haciendo el Contencioso. Es una carrera contra el tiempo.

 

Fuente: Ámbito 

 


Compartir