Compartir

El juez federal Daniel Rafecas archivó la denuncia por los supuestos delitos cometidos por Diego Maradona y su entorno contra la cubana Mavys Alvarez, quien fue su pareja cuando tenía 16 años de edad y estaba en recuperación en la isla caribeña.

Jueves, 3 de marzo de 2022

Por Néstor Espósito 

“A la luz de los hechos relatados, considero que de la denuncia que diera origen a la presente, no se refleja ninguna acción al día de hoy reprochable penalmente, motivo por el cual dispondré el archivo de las actuaciones”, sostuvo Rafecas. El fallo excluye expresamente de la comisión de cualquier delito a Guillermo Cóppola, el ex apoderado y amigo de Maradona, y beneficia también a Carlos Ferro Viera, Omar Suarez, Gabriel Buono y Mariano Israelit.

El juez, siguiendo un dictamen del fiscal Carlos Rívolo, desestimó en su totalidad la denuncia formulada por la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, encabezada por Fernando Miguez, un habitual iniciador de causas en los tribunales. El fallo consideró que los delitos imputados están prescriptos por el paso del tiempo, o no pueden ser atribuidos a Maradona como autor porque murió, o se cometieron en Cuba, o directamente no se cometieron.

Rafecas evaluó que los hechos denunciados por Miguez “habrían sido realizados principalmente por Diego Armando Maradona con la participación secundaria del resto de sus colaboradores entre el 9 de noviembre de 2001 y el 19 de enero de 2002, conforme los registros de ingreso y egreso a nuestro país” de Mavys Alvarez.

“En razón de ello, existen obstáculos procesales que impiden llevar adelante la investigación y el juzgamiento de los hechos, dado que, con respecto a la autor”, pues “es de público conocimiento el fallecimiento ocurrido por lo que cualquier acción penal en su contra se encuentra extinta”, explica la resolución.

“Respecto los demás denunciados, sumado a que han pasado más de 20 años de los hechos denunciados y de acuerdo en su totalidad con los argumentos vertidos por el Sr. Fiscal, la acción se encontraría prescripta, dado que han transcurrido sobradamente los plazos previstos, sin que se presente en el caso ninguna causal de interrupción y suspensión de la prescripción”, añadió el documento.

Fuera de ese período en la Argentina, el resto de los hechos denunciados pudieron haber ocurrido en Cuba, por lo que “no resultan aplicables ninguno de los principios que rigen y regulan el ámbito espacial de la ley penal, que permitan exceptuar el principio de territorialidad y ser juzgados por nuestros tribunales”.

“Proceder de otro modo implicaría decididamente una intromisión en la soberanía de la República de Cuba”, abundó el juez. El fallo también descarta que el ingreso de Mavys Alvarez a la Argentina haya sido consecuencia del delito de “trata de personas”.

Rafecas explicó que ese delito “se define como la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, con la intención de explotarlas con fines lucrativos.” Pero contrapuso que Mavys Álvarez explicó que viajó a la Argentina para “acompañar a Maradona, lo cual no constituye un supuesto de explotación en los términos de la ley penal referida”. Además, rechazó un audaz intento del denunciante por considerar que la trata de personas es un delito de lesa humanidad.

“El delito de trata de personas carece de uno de los elementos centrales para ser considerado un crimen contra la humanidad, en tanto no se cometió como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque, ni fue cometido con la participación o tolerancia del poder político o de facto”. “No se advierte la comisión de delito alguno por parte de las autoridades migratorias de nuestro país”, insistió Rafecas.

 

Fuente: Noticias Argentinas 

 


Compartir