Se trata de una sentencia que declaró la nulidad de resoluciones del Instituto de Colonización durante el mandato como gobernador de Roy Nikisch. Fue al hacer lugar a una acción de lesividad impulsada en 2010 por el entonces interventor de ese organismo, Esteban Branco Capitanich. Fueron más de 600 hectáreas en el Departamento Güemes que, tras ser titularizadas, fueron vendidas a la empresa bonaerense Conexa SA, lo que se encuentra prohibido por la ley de tierras del Chaco. En 2010, exfuncionarios del Colonización fueron condenados por corrupción en la adjudicación de tierras fiscales.

Rozas y Nikisch 2